Weekend wedding en la Tría

**Atención: Parrafón xD**

Esta es la historia de amor de dos personas que se quieren de verdad, la historia de cuando el amor se sobrepone a cualquier tipo de circunstancia, porque es sincero, intenso y especial. Es la historia de dos personas que además de quererse son cómplices, compañeros de vida, pero sobre todo grandes amigos. Y es que no se me ocurre mejor persona para Miriam que Roger, ni para Roger que Miriam.

Miriam es uno de los mejores regalos que me ha hecho la danza, la conocí en clase hace ya algunos años, y desde entonces hemos compartido risas, lágrimas, nervios detrás y sobre el escenario, viajes, tardes infinitas de tes de fresa y muchas cosas más. Ella ha vivido de cerca mi evolución como fotógrafa, y recuerdo tantas veces sus palabras «cuando me casé tú vas a ser nuestra fotógrafa». Y se ha casado, y yo he sido su fotógrafa 🙂 Parece que fue ayer cuando nos sorprendió a todos con la noticia de que Roger le había pedido matrimonio en París! ♥ ¿Puede haber una pedida de mano más perfecta?

Pero ella se merece eso y más. Porque hay pocas personas que tengan un corazón tan grande como el suyo y que amen de una forma tan sincera. Se merece cada centímetro de Roger, que es una persona sorprendente, y que la quiere de verdad. Podría hablar mucho rato de ellos, pero sobre todo de ella, porque es una gran amiga por muchas razones, pero centrémonos en la razón de este post!

La boda de Miriam y Roger en la Tría

La boda de Míriam y Roger nos alcanzó un 6 de julio, un día soleado perfecto para casarse, en el que yo me levanté más nerviosa que la novia xD Creedme que cuando la gente, y más amigas como ella, depositan tanta fe y confianza ciega en tu trabajo, se crea mucha presión! jajaja Pero bueno, trabajar bajo presión siempre viene bien para hacer tu trabajo lo mejor posible 🙂 Pero he de decir que ellos me lo pusieron muy fácil… ¡Qué maravilla de boda! Me quedé completamente fascinada cuando llegamos a la Tría, un lugar perfecto para casarse. Una casa preciosa, con unos jardines inmensos y muy muy cuidados, caballos, sauces, y un árbol! Un gran árbol bajo el que Miriam y Roger se dirían el «si quiero» ¿¿Puede haber un lugar mejor para casarse??? Recuerdo cuando Miriam me dijo que después de ver La Tría todas las demás casas le habían parecido insuficientes xD ¡No me extraña!

Pero lo más sorprendente de todo fue ir descubriendo todos los detalles que los dos habían preparado junto con Cristina, su wedding planner de Madera y Chocolate. Sabía que ambos habían preparado todo durante meses, pero no imaginaba algo tan tan bonito! Todo, absolutamente todo, estaba lleno de preciosos detalles de decoración, cositas para los invitados… Hablaré de ello con detalle en el post de las cosas bonitas de la boda, que sin duda esta vez va a ser muy muy largo! ^___^

Pasar el fin de semana juntos en una weekend wedding

Me encantó el concepto de weekend wedding. Los novios habían reservado habitaciones en la casa para muchos de los invitados (la juventud :p) y teníamos disponible la casa hasta el domingo por la tarde. Pero nadie de nosotros se imaginaba la gran noche que íbamos a vivir…

Describir su boda no es tarea fácil, fue muy intensa. Estuvo llena de momentos de mucha mucha emoción, no recuerdo haber llorado tanto en ninguna otra boda, y es que a todos se nos pusieron los pelos de gallina con las palabras tan bonitas que los amigos y familiares les dijeron a los novios, y con los votos que se dijeron al uno al otro. O con momentos como la entrega de los regalos, en el que nosotros nos llevamos una gran sorpresa! Pero lo que me emocionó más fue ver a Miriam tan feliz, disfrutando al máximo del día que tanto había esperado, y que fue mucho más perfecto de lo que se podía imaginar :…..D Entre tanta lágrima no se cómo pude hacer fotos! xD

Las fotos de ellos dos las hicimos al atardecer, entre sauces llorones, campos infinitos y mucho amor! El aperitivo transcurrió entre risas y gente que aprovechaba a dejar sus palabras sobre el libro de firmas después de buscar su foto en el tendal. Y la cena se celebró al aire libre bajo la luz de las velas. Uno de los momentos cúspide de la noche fue sin duda el momento de la sorpresa de los invitados, que le regalaron a los novios ni más ni menos que un coche!!!!! O.O Para la posteridad la cara de asombro de Miriam y Roger que no daban crédito! jajajaja

Y el resto de la noche, qué queréis que os diga, aun me duelen los pies si lo recuerdo, una fiesta increíble en el pajar de La Tría hasta el amanecer inaugurada con el baile de danza oriental que Miriam regaló a Roger. Al día siguiente nos despertamos todos después de dormir muy poquito jiji y todavía pudimos disfrutar de La Tría durante todo el día. Baño en la piscina para despejarse, barbacoa y… fin 🙁 La emoción de la noche anterior todavía se podía respirar en el ambiente ¡nadie quería irse! Pero nos tuvimos que ir a casa, embriagados de amor y de los recuerdos de una boda increíble, que solo espero que hayamos sido capaces de inmortalizar siempre.

Miriam, Roger, no hay palabras :….D ♥♥♥♥

P.D. Me muero de ganas de ver el vídeo que María, de OneDayOneSong – Vídeo nupcial, grabó en la

¡MIRA ESTAS OTRAS FOTOS CUQUIS!
Sesión de fotos San Valentín | Familia, peques, perros y mucho amor
3 Comentarios

Publicar un comentario

Abrir chat